viernes

Ilusiones a punto de estallar, y te entregás al exterminio cómo es posible que encaje tan bien la palabra cobarde en tu frente?
Es como si de repente se iluminara todo, y el protagonista corriera en busca de la dulce voz. Los libretos se ajustan a tu forma de vivir, a mi no me agradan, quizás por eso deseo ser guionista, para dedicarme a arruinar vidas, o a entregar la caja de crayones en cuestión de segundos. (el tiempo debería de ajustarse, a tu forma de pronunciar mi nombre, quisiera que sonara en la radio, una y otra vez).
Y yo ya no tengo espalda, está bien?. Le regalé mis cuentos al chico ese, el de la esquina, que hace trueque con las flores. Mi sonrisa valdría unos... 5 créditos, verdad?.
Y dicen que va a llover, me gustaría echar las cartas en un noticiero, y jugar con los sentimientos de la gente. Sería un cuento en un pantano.
De repente, te subís al mar, tus ojos se empapan y la chica no para de sonreír.
Fallaron en el parte meteorológico, la chica dijo que bailarías en nombre de Dios y de la virgen (María, de luján, en nombre de la que quieras).
Estoy harta de la lluvia de promesas, y promesas.
Qué nunca se cansan de jugar a Superman?
Hoy hace viento, y me encuentro lista para volar, y volver a casa.
A ese lugar, que nunca fue casa, qué? los autosuficientes todavía no crearon la máquina?, se hace tarde y yo no encuentro mi hogar, quizás Wendy no sea tan celosa.
Aquí voy.

1 comentario:

Marie Augustine. dijo...

nunca dejes de volar,