domingo

No poder respirar, con tanto viento alrededor y sentir un sin fin de angustia.
Se te pegan al pecho, y se enfurece el mar con su voz tan calma.
Tan
que
bra
da
a veces.
Porque el sol te da de todos lados
y
ya no hay fresquito que aguante.
Ya
todos están bien. Y juran que duermen bien, aún en éste verano.
Que te oprime la mente.
te saca la conciencia o también, te la seca.
Tan distintas suenan las diferencias.
Y el mar ya no quiere estar en calma
nunca más.
Dijo que lo tomaron por idiota, dio un portazo y así está todo señores.
Él lo dejó todo otra vez.


No hay comentarios: