miércoles

Cobardes,
las lágrimas
ese pedazo de canción
que duele
como el ruido de una bala
que nunca va a llegar
y los desahuciados
que creen saber
y piensan en picasso
en el tiempo.
La bala que no tiene permiso
se introduce
como un bicho
en el cerebro
provocando
furia
la espera
de un nuevo cassette
películas del libro.
Juega
a que es viento
se disuelve
como el polvo,
aguanieve dicen.
por qué hay que pelear
y no tenemos armas.
Lucha el alma,
dicen,
la
espera
que se transforma, en cañón
Adoquín al pecho,
directo
sin escalas.
Cobardes, estas lágrimas
que dejan a su paso
todo lleno de re menor.

No hay comentarios: