domingo

Que es Domingo, y todo lo demás que viene después, con todo lo que ello implica. Que respiro hondo, porque así se produce el mareo, y esta pasta no soporta los dientes. Que corro fuerte, porque así se produce mi mareo, y esta pasta no resiste mis dientes. Que freno, a la mitad del camino porque no sé dónde estoy yendo. Que aprieto fuerte la naríz, porque sé que así puedo llegar a batir un récord. Que me mirás y el mundo se cae al suelo. Que si pienso algo tan fuerte quizás logren oírme. Que si prendo fuego todo lo que fue, sólo quedará nada de esto, quizás un tiempo, quizás una canción, esa que vos y yo sabemos cuando suena, porque así, aprendimos a amar. Que todo esto que tengo adentro quizás logre sacarlo haciendo un poco de fuerza por los ojos. Que si aprieto tan fuerte los dedos contra las manos vaya a estrellarme contra esa pared otra vez. Que siempre que espero, algo está por venir, pero esta vez me cansé de ser tiempo. Que simplemente el tiempo nos hace. Que todo lo demás no existe, me volvés a repetir las canciones en tu casa, y yo pienso que no hay nada más. Que no te digo todo lo que pienso por miedo. Que el miedo es la peor cosa que existe, aunque después no exista nada más. Que es Domingo y no importa nada más. Que no hay lugares a los que no regrese, no soporto ver a alguien estornudar, pero amo estornudar. Que todo lo que decís me recorre las venas, y se hace viento. Que la mejor música para viajar es Creedence. Que a veces camino y escucho Explosions in the sky, y pienso que tu sonrisa es la mejor compañía para este viento. Que pienso demasiado. Que no pienso tanto como quisiera hacerlo, y ahora estoy acá, en el medio de todo esto. Que quiero verte salir de todo esto para imitar tus pasos. Que si estoy sola no sé jugar. Que los Domingos no sirven me decís, y yo te digo que si, porque somos, y eso está bien de vez en cuando. Que me gusta el oxígeno que despiden tus manos, y todo lo que ello implica, cuando te dormís. Que me despierto al lado tuyo y me da ganas de no estar despierta para que todo eso sea eterno. Que a veces no digo todo lo que quiero decir, y en eso se basan mis silencios. Que hago menos de lo que quiero, porque el cielo me ata al ayer. Que mañana ya no va  a haber tristeza, aunque vaya a ser Lunes y los Lunes sean tan malos como el miedo. Que el corazón resiste más de lo que las personas piensan. Que existen lugares a dónde quisiera volver todo el tiempo. Que el tiempo no vuelve, y la garganta estalla por explicar los días perdidos. Que los relojes son tan malos como el miedo. Que no aprendimos jamás a regresar.

No hay comentarios: